Conoce Cifuentes
Descripción
Historia
Monumentos
Rutas / Comarca
Fiestas
GALERIA
Comunidad
Noticias
Artículos
Foro
Chat
Cifupedia
Super Test
Encuestas
Tu espacio
Otras
C D Cifontino
Metereología
Quienes somos
Enlaces
..




Todo se vuelve de color naranja

pequeño relato



Todo se vuelve de color naranja.
El sol se oculta por detrás de Santo Domingo.
Entras en la Plaza, te veo llegar y te hago una señal. Estoy aquí! Te estoy esperando en los soportales, resguardándome del calor sofocante que sube del suelo.
Te esperaba hacía mucho tiempo, pero no te decidías. Yo soy de asfalto, decías siempre. Me alegro de que por fin hayas venido. Me alegro porque ahora puedo completar mi escenario.
Es la hora perfecta. Llegas en el momento en que todo es de color naranja. Sales del coche sonriendo. Por fin te has salido con la tuya, me dices con tu sonrisa abierta que provoca la mía.
Te propongo tomar algo para refrescar el calor, para relajarnos, tú del largo viaje, yo de la espera. Una cerveza bien fría en los portalillos, un rato de conversación insustancial para romper el hielo.

- Qué tal el viaje?
- Muy largo, pero he venido bien.
- Qué te parece lo que ves?
- Estás muy guapa
- No hablo de mí, tontorrón.
- Ahhhh....bueno, supongo que esto no es todo
- Esto no es nada. Acaba la cerveza que nos vamos de paseo.

La charla se va animando poco a poco, mientras paseamos por la Fuente del Piejo, por los Molinos, buscando las sombras, caminando a buen paso para aprovechar la escasa luz que nos queda.

- Respira hondo, este aire es limpísimo
- Sí, qué bien se está aquí. Por eso te escapas siempre?
- Siempre. Este es mi sitio. Es donde me encuentro a gusto. Es mi casa.

No hace falta explicar que pateamos las afueras, que robamos pepinos, que comimos Garbanzos verdes cogidos de la mata y lavados en la acequia (qué lujazo!), que algún que otro girasol fue desgranado para amenizar el paseo, que metimos los pies en el río y acabamos empapados por completo...que se hizo de noche.

Que la noche nos llevó a pasear por el centro del pueblo, ayudados por las farolas. Que gustó. Que disfrutó de dormir una noche entera sin pasar calor. Que el calor que pasó también me lo hizo pasar a mí, y de eso se trataba. Que completé mi escenario.

Lo completé porque nunca había logrado conciliar mis dos amores. Cifuentes y él. Pero por fin, como él mismo dijo nada más llegar, me salí con la mía. Es que soy de Cifuentes.

Aquella visita se repitió muchas, muchas más veces. Vino cuanto quiso, conoció el pueblo palmo a palmo, hizo amigos, echó de menos la cerveza fría de los portalillos cuando los veranos de su ciudad le ahogaban entre el asfalto y la falta de horizonte. Echó de menos los garbanzos lavados en la acequia, los pepinos calientes, que saben riquísimos recién robados...

El tiempo se encargó de ponernos a cada uno en nuestro sitio, y son sitios diferentes y muy alejados.

Pero a veces, sin planearlo, coincidimos en Cifuentes. Y nos tomamos una cervecita, y siempre nos acordamos del día que llegó por primera vez, con aquella sonrisa abierta, cuando todo era de color naranja.

Dice siempre que se acuerda de que era imposible besarme porque siempre que paseábamos nos íbamos encontrando con gente que nos saludaba, y nos pasábamos las horas saludando y hablando con quienes nos encontrábamos. Le respondo que los paseos por los pueblos son así. Y que saber esperar es una gran virtud.

Dice que no ha vuelto a ningún otro pueblo. Que cuando el cuerpo le pide pueblo, viene a Cifuentes. Creo que aún intenta recomponer aquel escenario.

A mí me parece que lo mejor de todo es que, falte o no falte algún personaje, el escenario sigue ahí. Perfecto, tranquilo, cuidado y querido. Pequeño y acogedor.
Alguien conoce a alguien que no haya querido volver?


Dama sin sombra  para  Cifuentesnet © 28 de Marzo 2006
veces visto: 967

 

© Copyright 2002 - 2007 www.cifuentesNET.com Miguel Cabellos Losa